domingo, 24 de mayo de 2015

SUFRAGIO NO ES DEMOCRAZIA 2

Como cada cuatrienio, más de treinta y cuatro millones de ciudadanos elegimos por sufragio universal y secreto a unos sesenta y ocho mil concejales de los que saldrán los ocho mil ciento veintidós  alcaldes que gobiernan nuestros municipios. Estos alcaldes elegirán a los cincuenta presidentes de las diputaciones provinciales. A su vez casi veinte millones de ciudadanos debemos elegir a unos dos mil diputados que elegirán a los trece presidentes de las autonomías correspondientes que nos toca votar.
El sufragio es una parte importante de la democracia actual pero debiera ser el  inicio de un compromiso con el ciudadano y no un hola y adiós y hasta la próxima, que dicho sea de paso, será antes que finalice este año eminentemente electoral. Nos piden el voto; votamos y si te he visto no me acuerdo. Se utiliza el sufragio como justificación política (no hay nada mejor) pero se limita a periodos demasiado largos y tan encasillados que es difícil simpatizar con algún candidato que no sea familiar o amigo. Esto se me antoja no demasiado improbable ya que “disfrutamos” de un concejal por cada 500 electores.
A mí y seguro que a todos (quizás podamos excluir a los sesenta y ocho mil concejales) me gustaría tener capacidad para que con mi voto, pudiera elegir a los miembros municipales y autonómicos que entendemos dignos para que nos representen y gobiernen. Capacidad de elegir a los miembros de cualquier Parlamento indistintamente de las siglas del partido. Este actual todo o nada, es frustrante  y poco tiene de democrático. La estructura jerárquica de los partidos políticos es tan inamovible que tenemos la sensación de votar siempre a los mismos. Queremos y debemos exigir poder votar a los candidatos que creamos mejores independientemente del grupo político que represente. La democracia necesita actualizarse y los ciudadanos debemos exigirlo. ¡Basta ya de sufragios!
¿Por qué no se nos da una única papeleta con todos los candidatos de todos los partidos para votar a las personas? Está claro que por miedo de los jefes. Podría pasar como en el reino de los cielos: que el último sea el primero y el primero ni siquiera sea. Es una vergüenza democrática: cualquier elección actual en la que participen un grupo de personas es más democrática que nuestras elecciones.
¡Queremos votar a las personas, no a los partidos!
¡Queremos compromiso diario, no cada periodo electoral!
¡Queremos democracia, no sufragio!



GEOLOCALIZACIÓN


No hay comentarios:

Publicar un comentario