viernes, 12 de febrero de 2016

Vota 3 sueldos o más


Cada día que pasa después del 20D este mensaje callejero que podemos ver en la Avenida La Libertad de Navatejera cobra mayor fuerza. La actual situación de ingobernabilidad sólo puede explicarse en esta dirección: nuestros políticos velan más por sus intereses personales y partidistas que por los intereses de la gente. Han sido capaces de infectar una herida que la gente de a pie curaría con una simple tirita.
Los líderes políticos se enrocan  y se preocupan de marcar líneas de colores que sólo pueden ver ellos. Se aferran a unos ideales políticos caducos para mantenerse en la cúspide y evitar que otros más sensatos les empujen al vacío del desinterés y el olvido. No les interesa darse cuenta que el pueblo llano quiere paz y tranquilidad y que lo "único" que nos preocupa es poder trabajar duro para vivir cada día un poquito mejor. Parece que ellos sólo piensan al revés: trabajar lo justo para vivir mucho mejor.
La verdad, que no es de recibo, que la política española dé trabajo a tantas personas. Tenemos demasiados políticos que en la mayoría de los casos cobran poco y esto hace que busquen otros acomodos políticos que les permita ganar más y más y más. Estadísticamente, este país “disfruta” de 1 concejal por cada 500 personas y pese al clamor popular, en la última legislatura no ha habido ningún tipo de recorte o al menos un poquito de mesura. Mantenemos las infraestructuras de centenares de minis ayuntamientos con apenas 200 habitantes con 4 concejales que se llevan 1000 euros anuales cada uno por ser y no estar. Porque en la mayoría de los casos, con el señor alcalde es más que suficiente, como mucho un sustituto.
Por el contrario, tenemos otros ayuntamientos muchos más grandes, que mantienen infraestructuras más complejas y que ponen en manos de sus responsables mucho dinero del contribuyente con el fácil requisito de ser ciudadano bien situado en las listas del partido político correspondiente y que los votantes voten a su partido. No se requiere demasiada capacidad y apenas se evalúa al final del mandato… Es increíble que los concejales puedan gestionar millones de euros y no se requiera titulación alguna o al menos capacitación para ser elegido alcalde o concejal.
Y aquí está el mayor problema, nuestros concejales, alcaldes, asesores, etc. conciben la política como un trabajo, como su único trabajo e intentan mantener su puesto a costa de cualquier circunstancia. Mantener el “puestín” es el objetivo. Y no digo yo que no pueda ser así, es loable y respetable pero con alguna limitación o para ser más precisos, con la limitación de un máximo de 2 legislaturas para evitar que aparquen su coche privado en el parking municipal durante 21 años…
Fíjense,   lo fácil que sería reducir la Administración política a la mitad: donde haya 4, que sean 2; donde 18, sean 9. Reduciríamos a la mitad e incluso podríamos permitirnos el lujo de pagar un sueldo más acorde con las responsabilidades de nuestros representantes.  Parece fácil, pero se me antoja imposible, ya que la actual estructura piramidal política se tambalearía más que una amapola en Tierra de Campos.

GEOLOCALIZACIÓN

No hay comentarios:

Publicar un comentario